Primera Guerra Mundial

Posterior a las guerras napoleónicas, el territorio Europeo no se había visto afectado directamente por conflictos armados en su territorio, por lo que lo sucedido posterior a junio de 1914 fue de gran impacto para la sociedad.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Posterior a las guerras napoleónicas, el territorio Europeo no se había visto afectado directamente por conflictos armados en su territorio, por lo que lo sucedido posterior a junio de 1914 fue de gran impacto para la sociedad. La Gran Guerra o Primer Guerra Mundial fue el resultado de diversas causas que generaron tensión en el territorio europeo causando la división de este en dos y dejando un gran número de muertes por todo el continente.

 

Esta guerra no fue la más grande ni la última, pero marcó las bases para definir las guerras posteriores como el nacionalismo y la creación de alianzas.

 

Entre las causas se encuentran las relaciones internacionales de los 10 años previos, que llevaron a 4 iniciativas de una guerra general que no terminaba por definirse; entre estas se pueden definir las acciones tomadas por Alemania para frenar la expansión francesa en Marruecos entre 1904-1906, las consecuencias de la anexión de Bosnia-Herzegovina por Austria-Hungría entre febrero y marzo de 1909, la crisis marroquí causada por la política alemana entre julio y agosto de 1911 y las dos guerras balcánicas que defendían los intereses de Rusia y Austria-Hungría entre 1912 y 1913.

 

Estas tensiones en las relaciones, sumado con las crisis políticas, las crecientes corrientes de sentimiento nacional y la segunda revolución industrial que modificó el panorama económico mundial con nuevos sectores productivos y nuevas formas de energía,  llevaron al desarrollo de esta guerra y al involucramiento de las nuevas potencias industriales.

Foto: Shutterstock

A pesar de las diversas causas imperialistas, nacionalistas, alianzas y crecimiento de armamento militar por varios países, un hecho definido marca el inicio como tal de esta guerra; este fue el asesinato del archiduque Franz Ferdinand el 28 de junio de 1914, el heredero al trono Austro-Húngaro, en Sarajevo por Gavrilo Princip y un grupo de nacionalistas serbios que buscaban poner un fin al dominio de Austria-Hungría sobre Bosnia y Herzegovina para que este último territorio pudiera unirse definitivamente a Serbia.

 

Este hecho causó un suceso rápido de eventos por los cuales diferentes grupos militares comenzaron a movilizarse contra Serbia por considerarlos los culpables de lo sucedido. Existían en Europa dos alianzas principales que movilizaban al resto de países; la triple alianza o potencias centrales formada en 1882 por Alemania, el Imperio Austro-Húngaro e Italia, aunque este último pasó a formar parte de la otra alianza cuando comenzó la guerra y la triple entente o los aliados  en 1907, una unión entre Rusia, Francia y Gran Bretaña a la que se unió Serbia posteriormente, por lo que cuando Austria-Hungría exige la investigación de la muerte del archiduque y Serbia se niega, se declara la guerra y los aliados deciden intervenir.

Rusia, movilizó rápidamente sus tropas por la alianza que tenía con Serbia, mientras Alemania realizó lo mismo por su alianza con Austria-Hungría y para Agosto de ese año ya todos los países se encontraban en posición de defender a sus aliados, encontrándose de un lado Rusia, Bélgica, Francia, Gran Bretaña y Serbia, a los que se unió Estados Unidos y Japón posteriormente contra Austria-Hungría, Alemania y el Imperio Otomano.

Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock
Foto: Pixabay

La guerra se desarrolló en dos frentes con estrategias distintas; el frente occidental con la guerra de trincheras y el frente oriental con batallas de caballerías . En el frente oriental, las potencias centrales lograron un avance superior debido a la inestabilidad interna de Rusia, que llevó a su propia revolución y causó que firmara un acuerdo de paz con las potencias centrales en marzo de 1918, iniciando el fin de la guerra.

Las potencias centrales se estaban disolviendo en todos sus frentes debido a su debilitamiento por el involucramiento de nuevos ejércitos en el combate, especialmente el estadounidense que apoyaba a los aliados a luchar contra Alemania, llegando a la disolución del Imperio Otomano y la firma de un armisticio, que es un acuerdo de pausar el combate para discutir la posible paz, por los Turcos en octubre de 1918.

Posteriormente, en noviembre del mismo año, Austria-Hungría solicita un armisticio por el debilitamiento causado en los Balcanes y los diversos movimientos nacionalistas en su población, con lo que se rinde ante los aliados. Finalmente Alemania fue forzada a buscar también un armisticio el 11 de noviembre dando por finalizada la Primera Guerra Mundial.

Posterior al final de la guerra, en 1919 en París se da la Conferencia por la Paz, en donde los líderes Aliados plantearon su deseo por construir un mundo post guerra que garantizara la protección de sus aliados de futuros conflictos.

Se firma entonces el 28 de junio de 1919 el Tratado de Versalles donde se adjudica la responsabilidad de la guerra a Alemania, forzándolos a desarmar su fuerza militar de forma parcial y pagar deudas postguerra.