Recursos

Gripes y resfriados

Por Vivian Lemus y Luzmarie Enríquez

 

Los resfriados son comunes y, aunque por lo general no son graves, pueden resultar muy molestos.

 

Suelen presentarse, sin mostrar algún efecto duradero, con los siguientes síntomas: goteo y congestión nasal, estornudos, irritación ocular, dolor de garganta y tos.

Por otro lado, la gripe (o incluso la influenza) puede generar problemas de salud graves siendo altamente contagiosa.

Todos los humanos somos propensos a enfermarnos, pero también tenemos la opción de prevenirlo.

 

¿La podemos evitar? Aunque muchas personas confían en los antigripales para detener la enfermedad, es recomendable fortalecer el sistema inmunológico para prevenirla, en especial en la temporada de frío y lluvia o cuando existen altas tendencias de algún virus en nuestro entorno.

 

 Estas son las opciones individuales para poder prevenir la gripe o los resfriados.

 

  • Vacunas contra la gripe: es la mejor forma de protegerse y prevenir, ya que las vacunas contienen cepas del virus y evita que la persona puede desarrollar el virus luego. Los especialistas recomiendan que la persona se vacune una vez al año.
  • Mantener las manos limpias: conserva la higiene y constantemente lava tus manos con abundante agua y jabón. Una de las razones es porque constantemente estamos cerca de superficies contaminadas con el virus sin darnos cuenta, pero el jabón se encarga de eliminarlo.
  • Desinfectar el área de trabajo o la casa: Existen una alta cantidad de productos para limpiar el ambiente y es fundamental si hay una persona enferma cerca.
  • Evita el contacto con la gripe: si conoces a alguien que se encuentra enfermo, evita probar sus bebidas o utilizar los mismos utensilios de comida.
  • La higiene es primordial: cúbrete la boca y nariz con un pañuelo cada vez que estornudes o tosas y en casos extremos, utiliza una mascarilla para evitar enfermar a otras personas o viceversa.