¿Qué hacer en caso de temblores, tormentas o huracanes?

Un desastre natural de gran magnitud puede causar distintas reacciones en las personas que los viven, desde miedo y temor hasta desesperación; pero es muy importante estar preparados para saber qué hace y cómo mantener la calma en esos momentos.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Un desastre natural de gran magnitud puede causar distintas reacciones en las personas que los viven; desde miedo y temor, hasta desesperación y angustia, pero es muy importante estar preparados para saber qué hace y cómo mantener la calma en esos momentos para evitar mayores consecuencias.

 

En caso de un temblor, que es un fenómeno muy común en el territorio guatemalteco, es necesario en primer lugar mantener la calma y evaluar la situación en lugar de solo salir corriendo. Se  debe considerar también que en este desastre hay indicaciones respecto a que hacer antes (aunque no se pueden prever), durante y después del mismo.

Antes: 

  • Organizar un botiquín de primeros auxilios con medicinas.
  • Armar una maleta de 24 horas con artículos de higiene personal, primeros auxilios, linternas, silbatos, radio con baterías, botellas de agua, comida no perecedera y ropa.
  • Evaluar, analizar y determinar rutas de evacuación y puntos de reunión.

Durante: 

  • Guardar la calma y seguir las instrucciones de las personas encargadas de evacuación.
  • Analizar el lugar donde se encuentra evitando estar cerca de ventanas o vidrio y agacharse procurando estar cerca del suelo para no perder el equilibrio.
  • Ya estando agachados, buscar un lugar donde cubrirse y buscar un lugar estable que no se derrumbe.
  • Comenzar los procesos de evacuación cuando el sismo finalice, ¡No salgas corriendo durante el sismo! 
  • Alejarse de cables suelos o agua o de árboles que puedan caerse.

Después: 

Foto: Pixabay
  • Permanecer alerta y atento a las noticias por posibles réplicas.
  • Evitar estar descalzo.
  • Si se queda atrapado llamar la atención golpeando algún objeto que produzca sonidos con otro que se tenga al alcance.
  • Ayudar a las personas damnificadas o asustadas.
  • Si se está en la costa, alejarse de la playa por posibles maremotos.
  • Esperar a que las autoridades evalúen la situación y permitan regresar a las viviendas o lugares de trabajo.

 

En caso de una tormenta o huracán, también se deben considerar distintos aspectos antes (si se pueden predecir), durante y después.

Antes:

  • Remover objetos que puedan ser arrastrados por acción del viento y que puedan causar heridas en otra persona.
  • Contar con una mochila con provisiones no perecederas en cuanto a alimentos para varios días por si la electricidad falla.
  • Utilizar zapatos o botas.
  • Guardar los documentos personales en bolsas impermeables y mantenerlas cerca, igual que el botiquín de primeros auxilios.

Durante:

Foto: Pixabay
  • Conservar la calma
  • Buscar refugio: permanecer en una casa o lugar protegido.
  • No utilizar aparatos eléctricos y alejarse de ellos.
  • Desconectar los servicios básicos como agua, luz y gas.
  • Si se presiente un hormigueo en la piel o el cabello comienza a erizarse ponerse en cuclillas lo más bajo posible sobre las plantas delanteras de los pies y la cabeza y manos en las rodillas ya que un rayo se encuentra a punto de caer.
  • Sigue las instrucciones de los cuerpos de socorro.

Después:

  • Ayudar a limpiar posibles desastres con objetos dañados durante la tormenta.
  • Reportar daños de teléfonos o electricidad.

 

Estos fenómenos naturales pueden suceder en cualquier momento, por lo que es necesario saber qué hacer y cómo para resguardar nuestras vidas y las de los que nos rodean.