Desastres naturales

El mundo se encuentra en constante cambio, y los paisajes no son la excepción, aunque toma una gran fuerza ya sea natural o artificial para realizar estos cambios en el paisaje mundial.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

El mundo se encuentra en constante cambio y los paisajes no son la excepción. Estos cambios suceden por diversas razones (naturales o creadas por el ser humano) y muchas de estas modificaciones en el planeta son graves para las personas.

 

Un desastre natural, tiene efectos tanto en la población como en la topografía (relieve de una superficie) de distintos terrenos, y da lugar a nuevos accidentes geográficos o cambia la composición del suelo por daño excesivo.

La mayor parte de desastres naturales suceden por efecto de fuego (incendios), agua (inundaciones o sequías) o movimientos de las placas tectónicas (terremotos).

Algunos de los desastres naturales más comunes son:

 

Incendio Forestal: es la propagación de forma no controlada ni programada de fuego en un área boscosa o con vegetación. Estos pueden ser causados de forma natural o por acción del hombre, accidental o intencionalmente.

Si suceden de forma natural o controlada ayudan a reincorporar la materia orgánica al suelo. Sin embargo, si son malintencionados o accidentales, pueden destruir bosques y vegetación causando la destrucción de los hábitats.

Los incendios forestales contaminan el aire,  contribuyen al cambio climático y matan especies de animales y plantas.

 

Sequía: se trata de la disminución o desaparición total de las cantidades normales de lluvia en un área específica.

La falta de agua para beber y la falta de humedad en el suelo provocan la muerte de plantas y animales que no están acostumbradas a climas desérticos. De suceder por causas naturales (clima) la fauna migra y vuelve cuando regresan las lluvias.

Este desastre natural afecta las prácticas y vida humana causando pérdidas en agricultura y degradación del suelo causando desnutrición y hambruna.

 

Derrumbe: es la caída o movimiento de materiales rocosos y vegetación que se encuentran en un terreno con cierta pendiente.

Pueden ser causados por sismos, grietas que se amplían, erosión, deforestación, lluvia y acumulación de agua. Son extremadamente peligroso para poblados cercanos, especialmente si están establecidos debajo del terreno inclinado o en las laderas de una montaña.

Grandes desprendimientos de lodo, piedras y demás pueden llegar a sepultar pueblos enteros y provocar tragedias.

 

Inundación: sucede cuando la superficie de un terreno se cubre, de forma temporal, por agua. Pueden suceder por el aumento del nivel del agua de un río o mar, tsunamis o lluvias intensas.

Aunque sucede de forma natural, muchas son causada por la deforestación y el daño a las cuencas de los ríos producido por el trabajo del hombre. Este puede arrastrar materiales que provocan graves daños.

 

Terremotos: es el movimiento violento o repetitivo del manto terráqueo causado por la liberación de energía guardada en las placas tectónicas.

El movimiento repentino de estas placas es el que causa que ondas recorran el manto terrestre y causen grandes desastres en las estructuras en la superficie. Son repentinos y toman desprevenidas a las poblaciones. Suceden a diferentes magnitudes y profundidades y pueden causar otra gran cantidad de problemas.

 

Erupciones volcánicas: es la liberación violenta de energía desde el interior de la tierra producida cuando los gases y el magma viajan desde el interior de la tierra a la superficie terrestre a través de las chimeneas interiores y los cráteres de los volcanes. Guatemala es uno de los países con mayor actividad volcánica con 3 volcanes activos: Fuego, Pacaya y Santiaguito.

 

Tormentas eléctricas: una tormenta se forma cuando se combina la humedad, aire caliente (que asciende rápido) y un frente frío. Este fenómeno puede estar acompañado de relámpagos y fuertes vientos, formando las tormentas eléctricas.

Estas tormentas pueden llegar a casos extremos donde sucedan no sólo inundaciones repentinas, y granizo, sino también apagones e incendios si un rayo impacta en terreno seco.

 

Huracanes: son tormentas con ráfagas de viento que pueden llegar a los 400 km/h y traen consigo grandes cantidades de lluvia que inundan y causan estragos en puentes, carreteras u hogares. Afortunadamente para Guatemala, el terreno montañoso protege de los huracanes impidiendo que se muevan de forma libre permaneciendo únicamente en las costas.