Independencia de México

México logra su independencia definitiva de la corona española el 27 de septiembre de 1821 luego de 11 años de luchas con varias derrotas pero una victoria final.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Más de 200 años lleva México siendo libre de la opresión del reino español que, al igual que en el resto de Virreinatos de América, no hacían más que robar riquezas e impedir la libre expresión.

La independencia de México es celebrada cada año entre el 15 y 16 de septiembre, iniciando la celebración que reúne a miles de familias entorno al fervor patrio desde la noche del 15 cuando se da el “Grito de Dolores” en conmemoración al grito original y se celebra por todo el 16.

 

11 años de luchas

La independencia, aunque hoy la vemos como un hecho lejano y sencillo, en realidad significó para el caso de México una lucha de 11 años, con muchas represalias del ejército español, matanzas y encarcelamiento de los líderes.

Hoy en día, esta celebración sucede generalmente en el Palacio Nacional y la plancha del Zócalo en el Centro Histórico de la Ciudad de México, mientras el presidente de la república hace repicar la campana de Dolores que comenzó esta lucha en 1810 y repite el grito dado en sus inicios.

Esta búsqueda de independencia se puede dividir en cuatro etapas principales, de las que el ejército libertador aprendió cada vez más hasta lograr la definitiva independencia.

 

La primera etapa

Foto: Shutterstock

De forma histórica se debe considerar que de 1800 a 1810 nace por primera vez los ideales de levantarse contra el virreinato con la conspiración de Querétaro, aunque se toma como inicio de la lucha por la independencia los sucesos del 16 de septiembre de 1810.

En esta fecha el Padre Miguel Hidalgo hace sonar en horas de la madrugada la campana de la iglesia motivando al pueblo a levantarse contra el “mal gobierno español” proclamando así el conocido como Grito de Dolores.

 

Esta primera etapa concluye tan solo unos meses después, el 17 de enero de 1811 en la batalla del Puente de Calderón en el actual Jalisco. Con Hidalgo al frente y un estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe, una muchedumbre se dirigía a pelear contra el ejército español. Lamentablemente, este pequeño ejército de aproximadamente unos cien mil hombres de diferentes castas se enfrentaba a unos 50 mil hombres de la corona española, y aunque pelaron, tenían más pasión que estrategia por lo que terminaron siendo vencidos

Hidalgo y otros jefes del movimiento, Allende, Aldama y Jiménez fueron tomados como prisioneros y decapitados como método de pena pública buscando evitar que esta lucha continuara.

 

Segunda etapa

A pesar del resultado del primer levantamiento, la historia no quedó allí. La lucha continuó guiados por José María Morelos y Pavón poco después de la primera derrota y duró alrededor de dos años hasta agosto de 1813.

Bajo la guia de Morelos, se tuvieron varios triunfos en el centro y sur del territorio actual de México llegando incluso a gestionar el primer Congreso de Anáhuac de la República Mexicana.

A pesar de los esfuerzos y logros, en agosto de 1813, Morelos y su ejército son derrotados en la toma del Fuerte de San Diego en Acapulco, y el mismo Morelos sufre destino similar a Hidalgo, siendo capturado y  fusilado.

 

Tercera etapa

El pueblo no deseaba darse por vencido en su búsqueda por libertad pero al morir Morelos, el grupo insurgente no encuentra líder y se encuentra sin rumbo fijo. Aprovechando esta situación desfavorable, el ejército de la corona, al mando de Félix María Calleja logra que la mayor parte de insurgentes se rindan recuperando momentáneamente el control.

Foto: Shutterstock

Pese a esas grandes derrotas, en el sur, algunos grupos continuaron resistiendo al mando de Vicente de Guerrero y otros como Francisco Xavier Mina, Mier y Terán, y se desarrolla el famoso “Plan de Iguala” por Agustín Iturbide uniendo a estos grupos insurgentes para formar el Ejército Trigarante y lograr de forma definitiva la independencia.

 

 

Cuarta etapa, la independencia

Foto México desconocido

La firma del famoso Plan de Iguala declara a México como un país soberano e independiente de España, establecía también la religión católica como oficial y única y buscaba la unión de todos los habitantes de la región sin importar su raza.

 

La última etapa de esta lucha de 11 años se da del 24 de febrero de 1821 al 27 de septiembre de ese año con la entrada triunfal del Ejército Trigarante bajo el mando de Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero quienes, lograron unificar a diversos grupos de soldados y avanzaron por las calles del actual Centro Histórico de la Ciudad de México, dando por finalizada la lucha por la Independencia de México