Recursos

Planeta de diamantes

Por Gabriela Achury

El universo es tan grande que descubrimos cosas nuevas cada día como un planeta de diamantes. Si, leíste bien ¡un planeta hecho de diamantes! 

 

55 Cancri o el planeta de diamantes 

Hace algunos años, en 2011; científicos de la universidad de Yale descubrieron un planeta que está a 40 años luz de la tierra en la constelación de Cáncer. 

Este planeta es conocido como una súper Tierra, es un planeta rocoso que orbita una estrella similar al Sol pero es casi del doble del tamaño de nuestro planeta y con una masa ocho veces más grande.

55 Cancri está tan cerca de su estrella que orbita a su alrededor en solo 18 horas terrestres; esto causa temperaturas demasiado altas en su superficie. La temperatura promedio en este curioso planeta es de 2,150 grados Celsius; y estas temperaturas, junto con el carbón presente en el planeta, logran las condiciones perfectas para crear diamantes en la superficie. 

De igual forma, este planeta está tan cerca de su estrella que el mismo lado queda frente a su estrella siempre; esto significa que en 55 Cancri hay lados marcados con un día y una noche eterna. 

Este descubrimiento cambió la forma en que se comprende la química planetaria; esto debido a que nuestro sistema solar está lleno de oxígeno y silicatos, mientras que este está lleno de carbón. 

 

¿Cómo se forman los diamantes?

En la Tierra, los diamantes se forman a casi 160 kilómetros bajo la superficie, en la corteza superior. 

En esta capa de la Tierra las temperaturas son muy elevadas y la presión es muy fuerte. Esta combinación de factores, junto con el carbón presente en la Tierra, crean las condiciones perfectas para desarrollar cristales de diamantes en el planeta.

Diamantes
Foto Edgar Soto en Unsplash

En la Tierra se estudian muchos diamantes; aunque no se sabe con exactitud cuánto tiempo toman para formarse y los únicos que podemos estudiar son los que están en la corteza superior. Se considera que los diamantes pueden comenzar a formarse en días y meses o incluso años o millones de años; parar su crecimiento por cambios en el ambiente y retomarlo luego. 

En los últimos años también se han logrado recrear estas condiciones en laboratorios fabricando diamantes; aunque en algunas ocasiones se agregan metales para que los diamantes puedan crecer. Esto causa que sean distintos de los diamantes que se han formado por millones de años en el suelo. 

Sin importar el origen de nuestros diamantes; la Tierra no podría lograr las condiciones necesarias para tener tantos diamantes en su superficie como el magnífico 55 Cancri, el planeta de diamantes.