Recursos

Lectura en el período de clases

Por Gabriela Achury

 

La lectura es uno de los hábitos más practicados en el mundo por personas de todas las edades, aunque, esta práctica disminuye día a día con el desarrollo de nuevas tecnologías y cambios en estilo de vida de miles de personas, especialmente en las nuevas generaciones. Por ejemplo, en el caso de las noticias en la web, muchos prefieren ver un video a leer una nota.

El problema es que este tipo de recepción de información no desarrolla la imaginación, creatividad, disciplina y concentración como lo hace la lectura. Los beneficios para el cerebro y el estímulo del mismo son muchísimos, y ningún juego o actividad en el celular los puede sustituir.

 

El hábito lector

Fomentar el hábito de lectura comienza en casa, pero se fortalece y se amplía en el aula. En el colegio, los niños leen por compromiso educativo, pero también es importante enseñarles a leer por diversión.

Actualmente, con el confinamiento y el cierre de las escuelas debido a la pandemia del Coronavirus, el aula se volvió la casa. Por lo mismo, los padres deben definir periodos para la lectura durante la rutina diaria.

 

Foto: Aw Creative en Unsplash

Es importante entonces, que los maestros continúen fomentando desde los grados más pequeños la práctica de la lectura mediante actividades que atraigan al niño y que logren cautivarlo y no aburrirlo. Aunque puede llegar a sonar sencillo, no lo es. En la práctica, resulta muy común que los ejercicios de comprensión lectora sean repetitivos y tediosos, lo cual crea en los niños una aversión hacia la lectura. En ese momento, comienzan a leer solo por cumplir y no por placer.

Debido a esto, es importante que los maestros se encuentren en constante capacitación y búsqueda de ideas innovadoras y llamativas (adecuadas a la edad) para motivar a los estudiantes a leer no solo los libros que se asignan sino a también continuar en casa con otras lecturas que propiciarán un ambiente educativo más enriquecedor mediante los conocimientos individuales.

 

Actividades para fomentar la lectura

La complejidad de las actividades depende totalmente de la edad de los alumnos. Para los más pequeños hay unas muy sencillas como hacer tablas con preguntas antes, durante y después de la lectura. Cuando son mayores, ya se pueden hacer análisis literarios de la trama, del comportamiento del personaje o cambiar el final de la historia. La creatividad del maestro y el conocimiento de los intereses y comportamientos de los estudiantes son la clave para generar este tipo de ejercicios y lograr que sean interesantes para todos.

Fomentar la lectura no es una tarea fácil, pero hay muchas formas para lograrlo. Existen diversas estrategias que se deben aplicar en el aula y que en la actualidad se trasladan a la casa.

Te dejamos algunos tips y te motivamos a que busques nuevas formas de evaluar la lectura de tus alumnos, ya que, más que solo rapidez y cantidad de palabras por minuto, deberíamos enfocarnos en evaluar también la comprensión de los textos y el enriquecimiento personal como parte integral de la fluidez.

 

 

Existe una gran cantidad de tips y actividades para fomentar la lectura en tus alumnos,  así que no te quedes corto e investiga más. Involúcrate en el proceso lector del niño y busca también el apoyo de los padres, ya que este es un trabajo integral que necesita de todos para buscar cada día una sociedad más culta con hobbies sanos.