El Holocausto: la tragedia judía que marcó al mundo

La Segunda Guerra Mundial es hasta el momento la guerra más bélica y destructiva de la historia, aunque esto no solo es lo sucedido en la guerra, sino que va un poco más allá de esto y llega a definir también lo sucedido al pueblo judío-alemán conocido como el Holocausto.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

La Segunda Guerra Mundial es, hasta el momento, la guerra más bélica y destructiva de la historia. Con más de 70 millones de víctimas, la gravedad de lo sucedido radica no solo en la guerra entre ejércitos sino en el exterminio del pueblo judío-alemán. A esta pesadilla vivida se le conoce como el Holocausto.

Previo, durante e incluso después de esta guerra se desarrolló un sentimiento de rechazo hacia el pueblo judío, principalmente por el pueblo conocido como “Ario”, que justificaba el maltrato y conductas destructivas a estos por considerarlos inferiores y culpables de la pérdida y las consecuencias de la Primera Guerra Mundial.

 

Liderados por Adolf Hitler, los Nazis consideraban a los judíos una raza impura que no merecía derechos, y con las leyes anti-semitas se evitó que estos pudieran tener puestos públicos, votar o convivir de forma normal con el resto del pueblo.

Debido a la fuerte campaña publicitaria de Hitler para asumir el poder, se desarrollaron muchos más sentimientos de rechazo, miedo y hasta persecución de los judíos y otras personas consideradas “inferiores” como los homosexuales, gitanos o personas con discapacidades físicas y mentales llegando hasta la creación de lugares de tortura específicos para esta parte de la sociedad.

 

El poderío Nazi

Foto: Shutterstock

En 1939, los militares Nazi invadieron Polonia y ocuparon casi la mitad del territorio de dicho país. Miles de judíos-polacos fueron obligados a abandonar sus hogares y ser re ubicados en los “suburbios”, que eran en realidad campos de concentración alejadas del resto de la civilización, con grandes murallas y cercas de alambre, muchos prisioneros murieron a causa del hambre, fatiga o enfermedades.

También ese mismo año dieron inicio los asesinatos masivos a través de cámaras de gas en el programa conocido como “Euthanasia” tanto en los campos de concentración como en instituciones mentales. El fin de este exterminio era crear una “raza más pura”

 

En julio de 1941 se envió un memorándum en donde se planteaba resolver el problema de los judíos, iniciando en septiembre del mismo año a marcar con una estrella amarilla a todos los judíos ubicados en territorio alemán facilitando su identificación y futura deportación a los conocidos como “guettos” polacos o a las ciudades alemanas ubicadas en la Unión Soviética.

Encerrar a los judíos y mantenerlos en aislamiento no funcionó como los Nazis pretendían, por lo que comenzaron a realizar diversos experimentos que terminaban en muchas muertes. A partir de junio de 1941 comenzaron a realizar experimentos de exterminio masivo en el campo de concentración conocido como Auschwitz.

 

Campos de concentración

 

Foto: Shutterstock

Los campos de concentración fueron lugares creados luego de los “guettos” en donde mantenían a los judíos en condiciones peores a las de una cárcel siendo estos más grandes y crueles. En Auschwitz, y otros lugares similares, utilizaron diversos métodos de exterminio y experimentación, pero uno de los más utilizados era la intoxicación en cámaras de gas con el pesticida  Zyklon-B.

 

Con la implementación de los nuevos métodos de exterminio, los judíos comenzaron a ser transportados en masa de los guettos en Polonia a los campos de concentración.

Originalmente estos campos de concentración se formaban de personas enfermas, ancianos y personas muy jóvenes (niños) a quienes se forzaba a realizar trabajos pesados sin alimentación para luego llevarlos bajo falsos pretextos a las conocidas como cámaras de gas.

 

Este comportamiento y técnica de exterminio, junto con otras más, continuó hasta el fin de la guerra en 1945 en nuevos campos de exterminio que se mantenían en secreto. En estos sitios de tortura mataron a más de 6 millones de judíos, siento el Holocausto el mayor sistema de aniquilación y genocidio conocido.

 

Alemania pierde la guerra

Foto: Pixabay

Finalmente, este periodo histórico terrible terminó cuando Alemania perdió la guerra y los Aliados (Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Soviética y China) liberaron poco a poco a los judíos de los campos de concentración. Aunque se llevaron a cabo los Juicios de Nuremberg entre 1945 y 1946, donde se condenó a varios intelectuales del Régimen Nazi, esto no alivió por completo lo sufrido por el pueblo judío.

La mayor parte de judíos que no se sentían seguros de regresar a sus hogares tanto por la pérdida de la mayor parte de sus familiares como por la desconfianza de los vecinos (que los habían denunciado como judíos en algún momento), lo que llevó a una reubicación masiva de los mismos por toda Europa. Esto finalizó con la creación y reconocimiento del primer estado judío del mundo: Israel en 1948.